A grandes rasgos esta temporada (respecto al comportamiento climático en el Pirineo) ha tenido dos partes bien diferenciadas: una primera parte fría y nivosa, entre diciembre y enero, y una segunda parte cálida y más seca entre febrero y mayo, aunque un repunte de las nevadas al final. Los confinamientos decretados por la Covid han hecho que la actividad invernal se viera reducida durante gran parte de la temporada. Sin embargo, el número de accidentes registrados ha sido superior a la media por temporada.

 

La mayoría de accidentes tuvieron lugar durante la primera quincena de enero (5 accidentes entre el 31/12 y el 03/01 y 5 accidentes más entre el 08/01 y el 16/01), coincidiendo con las vacaciones de Navidad y las primeras nevadas importantes de la temporada. Sin embargo, el primer accidente registrado, muy prematuro, es del día 13 de octubre, justo después de la primera nevada.

 

Se ha producido dos accidentes con víctimas mortales. El primero, con dos víctimas mortales, se produce en la carretera de San Isidro, en la cordillera Cantábrica, de origen natural. El segundo, un alud accidental de un esquiador de montaña dentro del dominio esquiable de Luz Ardiden, estando la estación cerrada.

 

La mayoría de accidentes se han producido en los Pirineos, y sólo uno, el de la carretera de San Isidro, ha sido registrado en la cordillera Cantábrica.

 

A continuación ofrecemos algunos datos provisionales con un total de 24 accidentes por alud registrados:

 

35 personas arrastradas

3 personas muertas

11 personas heridas

 

 

 

 

El balance definitivo saldrá publicado en la revista el próximo mes de noviembre.

 

Muy buen verano a todos y todas!

 

Comisión de accidentes del ACNA

 

Foto: 01/26/2021, Montmalús CENMA

Fecha: 26 May 2021

Autor:

Categoría: Accidentes

Compartir



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *